MIS MAS SINCERAS DISCULPAS

Photo by Jaime Reimer on Pexels.com

Llevo mucho tiempo sin escribir aquí, mis mas sinceras disculpas para los que me siguen, pero sobre todo a quienes he dejado de seguir de forma involuntaria. Me excusaré. He estado algo liado. Avancé mucho con Las Sorpresas de la Muerte.´´

Y el proyecto de «Los Prisioneros del Tiempo´´ ya tiene cara

Además sigo con la promoción de «240 Días Laborables´´ de lo que proximamente tendremos una presentación en un medio local, ya pasaré el enlace del artículo.

Pero sobre todo pido perdón a mi amiga Manuela por no haber estado pendiente de ella. desde aquí un saludo a Revoluciona tu salud.

No se seguir…

Photo by Quang Nguyen Vinh on Pexels.com

Me da la impresión de que me he perdido por el camino, creo que le he dedicado demasiada energía a cosas que no son importantes y por eso, he dejado de lado mi blog y mis novelas. Os pido perdón. También he pasado unpoco de seguir a mis colegas de profesión. Me disculpo por ello y os informo de que entro en mi última semana de trabajo. La siguiente será de vacaciones y después de eso volveré con fuerza.

«Las Sorpresas de la Muerte´´ toca a su fin.

Iniciaré una nueva novela ambientada en… un momento, sin Spoiler ¿Vale? «Los prisioneros del Tiempo´´ ese es el título. Adelanto:

Capítulo 1

La Llegada

Recuerdo perfectamente el día en que por primera vez puse los pies en ese lugar, No fue un día alegre exactamente, aquel lugar me transmitió una energia extraña. No era mala, era pesada. No era mala, era lenta. No es que fuera una energía oscura, no, era mas bíén una ausencia total de energía.

Desde el primer momento, tuve la sensación de que el tiempo en aquel lugar era extraño. No es que el tiempo se detuviera, no. El tiempo transcurría a otra velocidad. Tardé muchos años en entender lo que estaba pasando. Tardé muchos años en drme cuenta de que todos los que allí compartimos durante mucho tiempo mesa y mantel, eramos en realidad: «Los Prisioneros del Tiempo´´

¿Que os ha parecido? Mientras acabo y empiezo no olvideis vuestro ejemplar de «240 Días Laborables´´

10 Días después…

Photo by Pixabay on Pexels.com

Hace diez días que no publico entrada. No he olvidado la obligación que tengo con mis seguidores. Podría caer en la humana necesidad de excusarme, pero no voy a hacerlo.

De todas maneras si quiero contarles un proyecto, o dos que tengo actualmente. Estoy buscando un local donde pueda iniciar un proyecto cultural. Les mantendré informados, porque tiene mucho que ver con la literatura.

Mas pronto en el tiempo, voy a hacer una entrevista para una revista local que contendrá una reseña de « 240 Días Laborables´´ ya les diré donde podrán encontrarla.

Lo mas importante de todo, ha sido poder hablar con ustedes 10 Días después…

240…Capítulo IV

CAPITULO CUATRO

UNA NUEVA VIDA  EN UN NUEVO LUGAR

Kali había llegado a Asturias unos días antes que yo, se entregó a  la tarea de buscar casa, queríamos una casa de campo, que tuviera huerta y en una zona tranquila, y la encontró, vaya que si la encontró. La casa estaba en plena naturaleza. Situada junto a la carretera, su parte trasera da directamente al campo. La casa tiene garaje independiente, se pueden guardar cuatro coches bien colocados, y todavía quedaría sitio para leña, además de herramientas y una mesa de trabajo. El salón mide sesenta y tres metros cuadrados. Sí, ya lo sé, es una burrada, hay pisos más pequeños. Para completar los ochenta metros de planta, hay un baño, la cocina y una despensa bajo la escalera que nos lleva al piso de arriba. Arriba hay un distribuidor, un baño y cinco habitaciones, y desde allí se sube al desván, que tiene una planta de ochenta metros. En el exterior hay doscientos metros de huerta, varios manzanos, un peral, además de un gallinero y un criadero de conejos. Todo eso por trescientos cincuenta euros al mes, y  encima no se paga agua, hace muchos años los vecinos hicieron toda la instalación de agua, tuberías,  desagüe,  depósito, etc. Y el ayuntamiento, no ha encontrado la excusa para cobrar el agua. Al fin y al cabo, el agua es de todos

El pueblo se llama Vegafriosa,  se encuentra situado a cuatro kilómetros del límite del concejo de Salas, y a unos diez kilómetros de Pravia, el pueblo es muy tranquilo, y sus gentes muy agradables, guardamos un grato recuerdo de los que fueran nuestros vecinos perdón, perdón, me parece que me estoy adelantando, si acabamos de llegar  ¿Por qué estoy hablando en pasado? Serán cosas de la edad.

Como les dije, llegué a este pueblo el veintiuno de Mayo de dos mil ocho, apenas hacía diez grados de temperatura, y Kali ya tenía la cocina de carbón encendida. Muchos de ustedes se preguntarán si de verdad es necesaria la calefacción con diez grados de temperatura en el exterior.

Y lo cierto es que en Asturias, nadie enciende la calefacción si hay diez grados, pero dennos un poco de  licencia que acabamos de llegar de Las Islas Afortunadas (Canarias) y allí dieciocho grados bastan para ponerse un abrigo  Bueno quizás exagere un poco con las temperaturas.

Lo cierto es que llegué con lo que habíamos salvado de nuestras pertenencias, me da mucha pena, no tener una foto de mi coche cargado hasta los topes (Colchón de Matrimonio incluido) Se hubieran reído mucho con ella.  Casi tanto como se rieron dos agentes de la autoridad, (Guardia Civil) que me  dieron el alto en un pueblito de Zamora, casi no podían creer que un coche fuera así de cargado, pero como no encontraron forma de detener mi periplo, me dejaron continuar sin hacerme el honor de sancionarme, con lo cual, creo que esa madrugada, quien más sonrió fui yo, ya se sabe eso de quien ríe ultimo

Esa ha sido la primera vez que la guardia civil aparece en mi relato, pero pueden estar seguros de que no será la última,  ni mucho menos, de hecho fue como una premonición que me los encontrara aquel día, pero me estoy adelantando, de todas formas pueden ir atando cabos 240 días laborables y la Guardia Civil. No les recomiendo ese cóctel.

La vida era totalmente diferente, nada de hipoteca, nada de préstamos, nada de gastos fuera de lo común. Teníamos unos mil euros al mes, y pagábamos solo trescientos cincuenta euros de alquiler. Así es que las finanzas habían mejorado mucho. Nos dedicamos no obstante a buscar trabajo, y encontramos empleo Kali y yo en el Palacio del Conde Toreno en el municipio de Malleza a tan solo cuatro kilómetros de casa, trabajábamos yo de camarero Kali de ayudante de cocina, y sacábamos para completar lo que teníamos, y tan bien nos fue que en ese verano, visitamos Santander y volamos a Lanzarote para ver a mi familia, parecía que las cosas iban bien.

Llegamos de Lanzarote y bajamos a La Línea de la Concepción   cobré un cheque y realizamos alguna visita familiar, regresamos a Asturias a tiempo de ver como llegaba el otoño, y se caían las hojas de los árboles. Estábamos en otoño, y no es que fuera algo nuevo, pero era la primera vez que vivíamos el otoño en el campo, las hojas se tornan de color anaranjado, luego se van poniendo marrones y, por ultimo abandonan el árbol que fue su hogar,  para ser un bello manto de color marrón sobre la superficie del suelo, y si bien es bello a la vista, esas hojas muertas no tienen otro propósito que el de abonar el suelo para nutrir el árbol y que este vuelva a florecer, pero eso será en primavera.

El marrón anaranjado del otoño, dio paso a algo que Kali nunca había visto en directo, si el otoño es majestuoso, con colores dignos de un rey, el invierno es de color blanco, blanco como la nieve,  la que nos caía encima.

  • Está nevando, -dijo Kali
  • Si, lo normal en invierno
  • Nunca he visto nevar
  • Pues aquí lo verás todos los inviernos
  • Es hermoso
  • Y es muy frío -dije – tendremos que conseguir madera para encender el fuego
  • No será un problema, los trabajadores de la fábrica, me han dicho que si necesitamos madera nos la darán ya que ellos tiran mucha

Y durante ese invierno el suministro de madera estuvo garantizado, y la cocina de carbón, ardía como el mismísimo infierno, me encantaba ponerme al lado de ella y ver el fuego, ver como lo consumía todo implacablemente, y de forma silenciosa, te ordenaba

  • Más madera, dame más madera

Y así durante todo el invierno.

Pero no todo sería de estos hermosos colores, una llamada del otro lado del mundo turbó a Kali, su padre enfermó de gravedad, y la realidad es que no teníamos dinero para que se fuera de manera inmediata, como no podía ser de otra manera, decidimos esperar para ver lo que pasaba. Y pasó lo que nadie creyó que pasaría. Uno nunca está lo suficientemente preparado para escuchar determinadas cosas, por eso, no supe cómo reaccionar cuando descolgué el teléfono y escuché la voz desesperada de Kali. -Mi papa se murió- Sencillamente, tenía que ir al entierro.

Y esa misma madrugada fuimos a Madrid, y madre e hija marcharon a ese fatídico entierro. Volví en soledad a mi casa y así pasaría las próximas cinco semanas. Había empezado el año dos mil nueve, y no con muy buen pie por cierto

En este punto no quiero ser pesado, sé que algunos de ustedes ya se estarán desesperando. 240 días laborable. Pero si me lleva tres años narrados con todo lujo de detalles.

Y es cierto pero quiero ponerles en antecedentes. Quiero que entiendan que nuestra vida era perfectamente normal, vida, trabajo, familia, desgracias, lo común a todo el mundo y la encarnizada lucha por seguir adelante. Sabiendo que muchas familias en nuestro país estaban pasando por las mismas e incluso peores situaciones, quiero que sean capaces de percibir la tremenda injusticia que supone la esencia de este relato, por eso si no les importa, seguiré con la narración.

Antes de que Kali volviera encontré trabajo en una cafetería de San Juan de la Arena (L’Arena en asturiano) es una entidad singular de población, con la categoría histórica de lugar, perteneciente al concejo de Soto del Barco. Se enmarca dentro de la parroquia de Ranón. Alberga una población de 1.531 habitantes según el INE en el año2010) Se trata del núcleo con mayor densidad de población del concejo de Soto del Barco y está situado en la margen derecha de la desembocadura del río Nalón en el mar Cantábrico, a 10 metros sobre el nivel del mar y a 3 km de la capital del concejo. Tradicionalmente, es famoso por la pesca de angula y por la gastronomía en torno a ella.

 En San Juan de la Arena se sitúa la playa de los Quebrantos que junto con el playón de Bayas o del Sablón, en el vecino concejo de Castrillón, forman un arenal de más de 3 km de longitud. La cafetería en cuestión se llama Gurugú. No sé muy bien como describir el lugar. Pero les diré que estuve muy bien unos meses  y quizá puedan imputarme el error de dejar ese empleo ya que no estuve de acuerdo con el trato que se me dio cuando falleció mi  tía Abuela en mi pueblo el municipio de Cangas del Narcea.

Cangas del Narcea es el concejo de mayor superficie de la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias y uno de los mayores de España. Está situado al suroeste del Principado, en el corazón de la denominada Puerta de Asturias. Su capital es Cangas del Narcea, que es atravesada por el río Narcea del que procede su nombre (garganta del Narcea) y por el río Naviego. Limita al norte con Allande y Tineo, al oeste con Ibias (al que se accede por el Puerto del Connio, en la AS-211 y por el Pozo de las Mujeres Muertas y el Alto de Valvaler, sitos en la AS-29), al sur con Degaña (al que se accede por el Puerto del Rañadoiro en la AS-15) y el municipio leonés de Laciana (al que se accede por el Puerto de Leitariegos sito en la AS-213), y por el este con Somiedo. Tiene una población de 13 878 habitantes (INE, 2013), con capital en la villa de Cangas del Narcea, y sus poblaciones con mayor número de habitantes son por este orden, la capital Cangas del Narcea, Corias, Cibuyo, Limés, Moal, Llano, Rengos y Carballo. Su capital está a una distancia de 90 kilómetros de Oviedo, y su principal vía de comunicación es la AS- 15, que a través del túnel del Rañadoiro comunica con la meseta y por el llamado corredor del Narcea permite la conexión con el centro de la región. Pues en ese lugar, ese día, me quedé de nuevo sin empleo y durante ese año sería Kali quien se encargaría de las finanzas domésticas. Como siempre trabajó como una leona, sin cansarse, sin desfallecer. Empezaba el año dos mil diez y yo aún no había encontrado el trabajo que buscaba. Andaba desesperado, estaba acostumbrado a trabajar y me sentía vacío, como muchos otros hombres de esta sociedad, me horrorizaba la idea de ser un mantenido.  Era  Febrero de 2.010  y ya llevaba varios meses sin empleo, hoy me parece una locura, no tienen ni idea de cuantas y cuantas veces me he arrepentido de lo que procuraré contar ahora con todo lujo de detalles.

Tras muchos currículos enviados a diversas plataformas de empleo, por fin recibí respuesta, se me ofrecía un puesto de trabajo como:

ASESOR DE CLIENTES:

  • Alta en la seguridad social, Salario fijo, Excelentes comisiones
  • Formación continua a cargo de la empresa, Trabajo desde casa

En fin nada anormal y todo excelente para volver al trabajo. Pedían los datos normales y me enviaron contrato que descargué firmé y devolví, todo en orden. La primera encomienda era realizarle un envío de efectivo a un cliente en Rusia para unas inversiones urgentes. Como tenían mi número de cuenta para el pago de la nómina, me hicieron un ingreso de 2840 euros para que enviara el 95% a través de la empresa Western Unión y me quedara el 5% en concepto de comisión y no me pareció mal. Lo hice y envié el recibo a la empresa ¡Estaba encantado había cobrado mis primeros 140€ y aunque se me aseguró que estas actuaciones no eran muy frecuentes, me llamaron por teléfono para pedirme que hiciera un nuevo ingreso, me negué porque no me habían hecho llegar recibo de la primera actuación, y yo sabía que hacienda podría preguntarme de donde estaba yo sacando el dinero. Pero hicieron un segundo ingreso, hubo un bloqueo de cuenta inmediato pero se levantó en un par de días. Pude sacar los 40 euros que me quedaban y pensé que todo había terminado. De la empresa (que por supuesto nunca me dio de alta en la Seguridad Social) no volví a tener noticia.  Me vi nuevamente en desempleo, pero estaba tranquilo hasta que apareció en mi casa la policía judicial querían saber algo de un ingreso en mi cuenta y entonces supe la verdad,    ERA DINERO ROBADO

No soy vendedor…

Photo by Daria Shevtsova on Pexels.com

No soy vendedor, soy escritor. Ese es el problema. Los escritores desconocidos como yo, tenemos que ser buenos en mas de una profesión, no basta conque sepas escribir. Además, debes ser un buén corrector maquetador, publicista y por supuesto, debes ser un gran vendedor. Yo no soy un buen vendedor y por eso mi carrera como escritor se verá afectada. Asi que cuando leas esta entrada recuerda que yo NO SOY VENDEDOR

(Pero por si me quieres comprar un libro, sigue el siguiente link)

Sabado…

Photo by rikka ameboshi on Pexels.com

Como ya sabeis los que me seguís desde hace un tiempo, los Sabados son para mi días especiales y basicamente los dedico a escribir. Estoy termiando de perfilar ``Las Sorpresas de la Muerte´´

Mientras eso pasa, os dejo el enlace a «240 Días Laborables. Una Historia Real´´

« 240 Días Laborables. Una Historia Real´´ Capítulo 3

CAPITULO TERCERO

EL FINAL DE UNA ERA

Parecía que la vuelta, el inicio, sería duro, pero no fue así. Solo realizamos una llamada cada uno, y el día uno de Septiembre se nos marcó el comienzo de nuestra nueva vida laboral, con lo cual aún nos quedó una semana para disfrutar del sol y las hermosas playas de la isla de Gran Canaria.

El primer día de trabajo, me enseñaron mi puesto en la nueva empresa. En realidad,  lo único que había cambiado para mí, fueron dos cosas, el logotipo de la empresa, y la carga de trabajo. En la nueva empresa, apenas iba a trabajar por las tardes, y cuando tenía que ir al aeropuerto, en vez de alquilar los veinte o treinta coches de antes, cinco contratos, parecían demasiados. Ni que decir tiene que nunca me molesté en desmentirlos.

No obstante, mientras yo disfrutaba de mi nueva vida, la red, empezaba a cerrarse. Llegó el fin del mes, y el sueldo era poco más de la mitad del que cobraba anteriormente, y Kali cobraba unos doscientos euros menos que antes. Yo que soy hombre de números ya había hecho esas cuentas y he de decir que me cuadraban, justito, pero me cuadraban. Y la realidad es que yo no había tenido en cuenta que la contracción económica  ya había empezado.

Siempre me ha gustado escuchar las noticias antes de salir de casa por las mañanas, un día escuche:

  • El euribor (El Euribor es el tipo medio de interés al que se prestan euros entre sí destacados un gran número de bancos europeos.  El Euribor se emplea asimismo con frecuencia como tipo de referencia para el cálculo de hipotecas e imposiciones a plazo. Existen incluso hipotecas en las que el tipo de interés se compone del Euribor más un suplemento fijo.) ha subido…- dijo alegremente el locutor.

No me preocupó demasiado y me marche, pero aquel día la hipoteca de mi casa empezó a subir…lentamente al principio, de cuatrocientos cincuenta euros, subiría a cuatrocientos noventa y dos, cuarenta y dos euros de nada…pero cuando tu presupuesto es justo, cuarenta y dos euros tienen importancia, valla si la tienen.

Lo comenté en casa

  • Habrá que medir un poco los gastos, nos han subido la hipoteca
  • ¿Mucho? – preguntó Kali
  • No, la verdad, no es mucho, apenas cuarenta y dos euros
  • Bueno ya los sacaremos de algún sitio

Y la cosa quedó así. La economía empezó a ser importante para mí, observaba como evolucionaban los números y descubrí horrorizado que la hipoteca subiría a quinientos veintisiete euros al mes, eso ya no era lo mismo, casi cien euros mas no salen de cualquier sitio.

Los números rojos no tardaron en llegar. Luchamos durante meses en un equilibrio casi imposible, cada vez tenía más tarjetas de crédito, y esta es la señal de que has caído en la red: Cuando pagas una tarjeta con otra, cuando estás pendiente de las fechas de vencimiento de las tarjetas y de las de recuperación de crédito. Cuando llegas a ese punto, si un día falla algo, cualquier cosa, una avería, un gasto inesperado, lo más mínimo, desencadenará inexorablemente una tormenta irrecuperable. Y eso pasó, nos cobraron de golpe más de mil euros de una tarjeta, y el equilibrio, la dulce armonía se quebró.

Solucionamos una parte del problema en el banco con la misma tarjeta que ocasionó el problema, pero aun quedamos unos doscientos euros en rojo, y hay empieza a desmoronarse todo. Ahora eres una mosca en la tela de araña, es imposible salir, y no vencerás al sistema, porque el sistema no desea ser vencido, el banco empieza a cobrar descubiertos, veintiocho euros por recibo, y piensen esto, te pasan un recibo de veinticinco euros de teléfono y te lo abonan pero en negativo , como no tienes dinero, además te cobran veintiocho euros de comisión por descubierto, resultado menos cincuenta y tres euros, pero no acaba ahí la cosa, como no tienes dinero acaban por devolver el recibo, al final tienes menos veintiocho euros y un recibo sin pagar, el banco siempre te pedía domiciliar tres recibos y nosotros teníamos cinco o seis más la hipoteca y otros tres prestamos, unos doscientos euros de descubierto más los recibos por pagar y las comisiones que te cobran las empresas por no haber abonado a tiempo, cuando ves el primer número rojo en tu cuenta ya no hay salvación.

No tarde mucho tiempo en volver a mi antiguo trabajo, mas no sería la solución, mi jefe no se volvería a comportar bien conmigo, me quitó del aeropuerto y me colocó en una oficina olvidada, mi sueldo era ahora de ochocientos euros, Kali enfermó y dejo de trabajar, tenía unos gastos mensuales de dos mil quinientos euros y unos ingresos de mil quinientos como mucho

Mi economía se desangraba, empecé a cobrar en efectivo, pagaba lo que podía después de asegurar la comida y los recibos importantes (luz y agua)  Corría el año dos mil siete y Kali y yo, sobre todo yo andábamos superados por la situación. Una amiga le dijo, os regalo un viaje a París.

Cinco días y setecientos euros después volvimos, si bien yo creía que no podía ser peor, me equivocaba, a la vuelta tenía una carta del banco que me informaba de que la hipoteca subiría a más de seiscientos euros, eso era lo que faltaba.

Si con quinientos iba mal, con seiscientos era del todo imposible

  • Debes ir a ver a tus padres  -le dije a Kali a finales de dos mil siete
  • No tenemos dinero -me respondió
  • Pero tenemos tarjetas  -dije

Y después de mucho luchar conseguimos los billetes y madre e hija marcharon a su tierra pasar un par de meses con sus padres.

Yo había vuelto a cambiar de trabajo, me hice taxista, pero esta temporada no sería igual, ya había trabajado el taxi en la isla Canaria de Lanzarote con muy buenos resultados y deduje que en Las Palmas sería lo mismo, al principio no iba mal, cuarenta euros diarios más menos y cien los fines de semana, andaba muy cerca de los mil quinientos euros por mes

Estando solo gastaba mucho menos y creí que podría conseguirlo, hasta que el taxi se accidentó el día uno de Enero de dos mil ocho, el burofax no tardó en llegar.

¿Qué es un burofax? Preguntaran algunos, aunque para otros sea terriblemente familiar, intentaré explicarlo. En España, el burofax es una comunicación fehaciente con certificación de contenido que se emplea cuando son precisos su valor probatorio, o su remisión urgente. Este servicio que nació en España como un envío de fax desde una oficina de correos, posteriormente ha ido evolucionando hasta ofrecer la posibilidad de que su imposición sea on-line.

Aunque es marca registrada de Correos de España (M-2929970), el término se emplea frecuentemente como genérico.

Las distintas empresas] que en España comercializan este servicio, ofrecen como elemento complementario la certificación de texto, alguna de ellas incluso testimonio notarial de la misma, en la que se certifica el contenido del envío así como el resultado del mismo, por lo que constituye prueba plena de haberse enviado una comunicación concreta en la fecha certificada a un destinatario determinado, por lo que es ampliamente utilizado en el ámbito del derecho privado.

Curiosamente no era del banco con el que tenía contratada la hipoteca sino de un bufete de abogados. Asistí a la cita y escuche la deuda que ya tenía con el banco. Simplemente me eché a llorar delante del abogado y es que no sé si son capaces de calibrar mi situación, he trabajado a destajo, muchos días he pasado sin dormir, comiendo mal, y ahora, todo eso no ha servido para nada. No hay salida.

  • Señor Martínez, no deseo que llore, necesitamos encontrar una solución. -Me dijo amablemente
  • No tengo empleo, mi mujer no está, no sé qué puedo hacer
  • ¿Desea usted arreglar las cosas por las buenas o por las malas?

Quizás hubiera debido decir por las malas, y no me van a echar de mi casa, pero no lo dije, en vez de eso dije entre lágrimas:

  • Por los buenas señor, por las buenas
  • ¿Cuándo regresa su esposa?
  • En un mes
  • Entonces nos vemos en cinco semanas

Kali regresó y le tuve que contar lo sucedido

  • Debemos ir la semana que viene al abogado
  • ¿Qué va a pasar?
  • No tengo ni idea

Pero no tardaríamos en salir de dudas

  • El banco les compra la casa en el valor total de su deuda
  • Creo que no tenemos elección
  • Pueden quedarse otros dos años en la casa y esperar al desahucio. -dijo el abogado

No quería ni oír hablar de un de un desahucio, habíamos visto algunos en televisión y son francamente desagradables. La fórmula que se usaría se llama dación en pago, yo no había escuchado eso en mi vida, pero pronto se iba a hacer muy frecuente esa expresión en España.

Aceptamos la dación en pago. Ya habíamos decidido irnos, llevábamos mucho tiempo con la casa en venta sin ningún resultado. Ya habíamos hablado de mudarnos a otro lugar de la península y empezar una nueva vida  ¿Adivinan  a dónde?

Pravia era el destino, buena tierra, buena gente, poco contaminado, y una vida mucho más natural. La fecha elegida para la mudanza fue el once de Mayo del dos mil ocho. Kali se fue en avión, yo con lo poco que pudimos salvar y el coche hice la travesía en barco.

Arribé  al puerto de Cádiz un par de días después. Durante el viaje no pude menos que revivir el final de mi sueño de poseer una casa, cuanto esfuerzo y cuánto dinero perdido,  se firmó la dación en pago el día veinticinco de Abril, pues el primero de Mayo la política del banco cambiaría y no se daría el cien por cien sino que se retasaría la vivienda, quedándote sin casa y con deuda.

Por ese tiempo, el gobierno de España no había reconocido la crisis, Zapatero acuñó un término  novedoso: des-aceleración acelerada de la economía. Resulto hasta gracioso escucharlo. Aunque en vista de lo sucedido, creo que más que gracioso, definitivamente resultó patético.

Llegué a Pravia el 21 de Mayo de dos mil ocho, pero eso, es otra historia.

¿A que no me leeis?

Antes me lo parecía, ahora lo se y me consta que no soy el único. Casi nadie lee, casi todos damos unos indiscriminados me gusta que solo sirven para el ego.

Ahora haré la prueba. En los comentarios haced propaganda de vuestros intereses, páginas web, o blogs, o enlaces a novelas, en fin, a lo que querais. Empiezo…